Dentro de las articulaciones existen oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono disueltos en el líquido sinovial. Su función es favorecer el movimiento, además de nutrir el cartílago. Al mover la articulación las  cápsulas se estiran  para lograr un espacio más amplio sobre el que estirarse y  liberan los gases del fluido sonando como un estallido. También  los ligamentos y tendones  pueden estar involucrados  en este mecanismo. Estos ruidos se consideran  benignos. Otros ruidos que se asemejan a crujidos y que son conocidos como “crepitación”, pueden ser un signo de cartílagos deteriorados o inflamados. Cuando el cartílago se desgasta crea una superficie rugosa que incluso puede dejar partes del hueso expuesto. El crujido de crepitación se produce cuando las superficies ásperas o partes expuestas de los huesos se rozan contra otros. Este es el caso de la osteoartritis.

Sobre el Autor Eugenia Benzaquén Rios

Muévete con la Doc nace como un proyecto motivacional, educativo y de apoyo; con el objetivo de ayudar a las personas a vivir una vida mejor, con una gestión más efectiva del dolor y del estrés; a través de un sistema muy sencillo, el método MOVE

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s